De las MYPYMES se viene hablando en Cuba hace muchísimo tiempo. Tanto que el tiempo transcurrido hubiera bastado para ensayar, errar y rectificar su implementación varias veces.

La primera referencia, al menos en la última década, la hizo el propio Raúl en el VII Congreso del PCC en un discurso que parecía indicar que su implementación era inminente. Corría el 2016. Recuerdo el entusiasmo que sucitaron esas palabras en mi circulo más cercano del emprendimiento.

Pero, después de aquello, se tendió un manto de silencio sobre el tema. De las MYPYMES no se hablaba, no se mencionaban. Nada en la prensa, nada en las reuniones del gobierno, al menos en lo que se hacía público sobre ellas en las reseñas de los medios.

Recuerdo que en diciembre de 2017 fui recibido en el MTSS con motivo de una carta que enviamos a la entonces Ministra con motivo del «perfeccionamiento» del TCP. Discrepábamos los 43 firmantes de los mecanismos que se habían inventado para ordenar el TCP. Por cierto, incluso para frenar el TCP, el gobierno se tomó casi 1 año entre el momento en que lo anunciaron y en que aparecieron las normas.

Venían tiempos de solo «una licencia por titular», límites de sillas y otros absurdos. Nuestro punto en la discusión con MTSS era simple: Hay que ordenar el sector privado pero de verdad, con un sentido de fomento para sumarlo a la economía nacional. En la carta les proponíamos sustituir los absurdos mencionados anteriormente por medidas concretas para (1) facilitar el acceso a materias primas en frontera y fuera de ellas; (2) modificar el sistema impositivo; (3) disponer de un listado de actividades prohibidas en vez de uno de autorizadas; (4) crear mecanismos de diálogo estables con el gobierno y (5) implementar las PYMES. Tres años después la terca vida le dió la razón a académicos, economistas, investigadores, emprendedores y ciudadanos.

De todo aquello hablamos cordialmente con los funcionarios que nos recibieron aunque al salir del Ministerio nos fuimos con la percepción de que la «pelea» era larga. En las palabras que escuchamos y los gestos que vimos no sentimos nada que nos diera una señal de que se quería abrir y fomentar sino todo lo contrario. La mentalidad del control por encima de todo. Cuando le dedicamos en el diálogo una par de minutos al tema MYPYMES la respuesta fue lacónica: Es un asunto en estudio.

Tuvieron que pasar casi 4 años y el mundo sucumbir bajo una pandemia sin precedentes para que el tema regresara a la agenda pública. ¿Qué seguimiento se le dió al tema por parte de las autoridades en ese lapso? ¿Cuánto demoró el «estudio»? ¿Se hizo algo con el asunto de las MYPYMES? ¿Se engavetó? ¿Qué hizo al respecto la Comisión de Implementación de los Lineamientos?

Es muy dificil después de 5 años de paciente espera no asumir la opinión de que simplemente esto se dejó absolutamente al lado.

Así llegamos al 16 de julio de 2020. Aquel día, y en los siguientes, se habló en términos de que ya se había fraguado el CONSENSO para implementar varios de los cambios relacionados con los actores privados de la economía, entre ellos las MYPYMES.

¿Consenso entre quiénes? Es una pregunta que me hago porque me parecía que el consenso para todo ello se fraguó a lo largo de las varias discusiones, espacios y reuniones que vivimos los cubanos desde el 2007, cuando aquel discurso de Raúl que trascendió popularmente por su observación de cuán infestadas estaban los campos de marabú, inició un proceso de revaluaciones y cambios.

Hay muchas personas cuyos planes de felicidad profesional y personal dependen de que estas decisiones salgan del discurso para volverse realidades tangibles. Creo que a estas alturas no se nos podría tachar de impacientes porque hemos vivido tres Congresos del PCC; una discusión popular de los Lineamientos; un debate para la conformación de la Conceptualización del Modelo y el proceso de discusiones previas al Referendo Constitucional. Se ha hablado y discutido mucho.

Si todos los debates, congresos y eventos pasados no son espacios de construcción de consensos entonces debería decirse claramente a la opinión pública quiénes y por qué siguen posponiendo y demorando estas transformaciones que están más que validadas por el pueblo.

Continuará…

(Tomado de perfil de facebook Oniel Díaz)

Reflexiones de Oniel Díaz, de Auge, sobre la noticia del 2 de junio 2021 del Consejo de Ministros (Parte II)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.